Sabias Palabras

Son muertos solo los que olvidamos. La historia sugiere que el modo màs antiguo para organizar las informaciones era evocar los antepasados, la genealogia, de la que cada uno recibìa la propia identidad como miembro de una tribù o una famiglia.

Monday, February 27, 2006

magnifique inaguracion et cierre juegos olimpicos!

Realmente felicitaciones a Italia, por la fiesta de los juegos olimpicos!!
Increible vestuario!!( ana maria sabes cuanto costo solamente de ropa? )el vestido de las chicas que presentaban los paises me encanto, esas montanas iluminadas!, los angeles anoche,junto a los diablos en el coro!! va, excelente!!
Es que fueron ustedes con los chicos?,que tal estan?, creo que viajaban a barca,no? cuando?
Por aqui todo bien,Jean bap recuperando de a poco_
saludos y besos atodos ustedes!!
cristina

Saturday, January 07, 2006

National Archives Inglaterra - answer

Thank you for contacting The National Archives (of England, Wales, and the United Kingdom).
We will read the contents of your enquiry carefully, and in most cases we will respond with advice or guidance within 10 working days. However, for some queries we may need more than 10 working days to prepare a reply. This will be where we are permitted by legislation to do so, such as Freedom of Information requests (up to 20 working days) and Data Protection requests (up to 40 calendar days).
You can find out about our opening times, how to visit and more on our website at www.nationalarchives.gov.uk, along with access to our catalogue of the records we hold. We do recommend exploring the website, as it is full of information and detailed advice.
The National Archives is open Monday to Saturday.
Good luck with your research,

Bruno Derrick

Email Service Manager Reader Information Services Department
The National Archives, Kew, Richmond, Surrey,
United Kingdom TW9 4DU
Telephone: +44 (0)20 8876 3444
Fax: +44 (0) 20 8392 5286
Minicom: +44 (0)20 8392 9198
Comments to:
Adrian Jobson, Email Service Manager,
<mailto:enquiry-service-manager@nationalarchives.gov.uk>

Elisabeth Uschanov Finland - answer

Thank you for your e-mail.
Unfortunately, I have not been able to locate the emigration of Henrik Rosenberg in our records. We should know the year of emigration at least approximately. Also the birth year is needed. Would it be possible to find more information from American records (death certificate may show the birth year, census records may also help)? In Finland church records are the best way to obtain information about your family here. If you know Henrik was born in Hämeenlinna (Tavastehus is the town name in Swedish) you may contact the church registry office directly and ask if they will find Henrik there.
Please contact e-mail: jaana.manner@evl.fi If they do not find Henrik in the church records of Hämeenlinna it is possible that he is born in some parish near by. Emigrants often give the province name as name of their birth place (Tavastehus is the name of the town and also name of the whole province).
Sincerely,
Elisabeth Uschanov

Mark Howells - answer

Hi Ana Maria
To research a British soldier, you really need to know his regiment's name and/or number. Being born in Esquimalt, he might have been associated with the Royal Navy base there (their headquarters in the north Pacific).
Any chance he was a sailor rather than a soldier? Contingents of sailors did serve in the Boer War, mostly working large artillery guns.
Also, he may have gone to South Africa with a Canadian contingent. Look for him here http://www.afhs.ab.ca/publications/armstrong/boer/ if that is a possibility.If you know the regiment he served in, then his records will be at the National Archives in London. His hospitalization records would be recorded with his service record.
You will either have to visit there yourself - http://www.nationalarchives.gov.uk/militaryhistory/ or hire a professional researcher to look at the records for you - http://www.nationalarchives.gov.uk/irlist/?source=ddmenu_start8 . The Boer War service records are not available online.
Please let me know if I can be of further assistance.
Cheers - Mark

Jaana Manner - Vital Records Finland - answer

Dear madam,
Was Henrik Rosenberg born in Hämeenlinna, I did not found him from our baptism- books.
It is not easy to find any person, because our books are not in alphabetical order in those years. When did they move from Hämeenlinna and do you know his fathers name.
Best regards Jaana Manner

Canadian War Museum - answer

Dear Ms. De Lellis,
We have a nominal role of Canadians who served in the South African Warof1899-1902. Unfortunately, there is nobody with the name Rosenberg on it.Itwould seem likely that he served with the British forces. (There were British units at Esquimalt in 1897, either Royal Marines or Royal Navy.)Ifthis was the case, your great grandfather's personal service file wouldbeat the British National Archives in Kew, its web address, should youwish tocontact it, being: http://www.nationalarchives.gov.uk. You might alsowantto try the Royal Marines Museum in Portsmouth, which you can find bydoing asearch on the web.
SincerelyCameron Pulsifer
Cameron Pulsifer,
Ph.D.Historian, Canadian War Museum
Telephone: 819-776-8643
E-mail: cameron.pulsifer@warmuseum.ca

Digger History Book - answer

I suggest you contact the Canadian Government and ask themI do not have any details I can add.
Ted Harris, Webmaster of the Digger History Group www.diggerhistory.info
www.diggerhistory2.info
www.firstaif.infowww.firstaif.info/42
www.firstaif.info/anzac-book
www.militarybadges.info
www.militarybadges.info/brits
www.militarybadges.info/nzarmy
www.militarybadges.info/canada
www.firstaif.info/west-aust
www.firstaif.info/anzac-story
www.diggerhistory2.info/4rar
If you can read this, Thank a Teacher
If you are reading it in English, Thank a Soldier

Alberta Familt Histories Society - answer

Hello Ana Maria De Lellis:
Thank you for your query to the Alberta Family Histories Society.
From the email addresses listed for the war museum, it looks like youhaveaccessed the correct locations. For information in British Columbia, Canada, you can also try: British Columbia Vital statistics: http://www.vs.gov.bc.ca/admin/offices.htmlOr:http://www.bcarchives.gov.bc.ca/index.htmClick on "Vital Events"Our Society only has reference material for Alberta, Canada.Good Luck in your search.
Mabel Kiessling
Queries VolunteerAlberta Family Histories Society

DOD Documentation Centre South Africa - answer

DOD Documentation Centre
Private Bag X289 Pretoria
0001 South Africa
Tel: +27 12 339 4600
Fax: +27 12 339 4631

Dear Madam
1. This office hereby acknowledges receipt of your e-mail.
2. The Documentation Centre is the custodian of military personnelfilesand military records for the South African National Defence Force since 1912 (establishment of a Defence ForceforSA). This office do not have any records for soldiers who fought onBritish side (Colonial Forces) during the Anglo-Boer War.
3. For information on soldier who fought on British (includingcolonialforces) side you are referred to the National Archives in London, United Kingdom at the following address: (Personnel Records: British Army)
The National Archives
Facsimile: +0944 20 8878 8905
Website: http://www.pro.gov.uk/
Yours sincerely
Mrs R. Geyer
Principal Historian

Veterans Affairs Canada

Dear Ms. Pescini:
Thank you for your inquiry and for visiting the Veterans Affairs Canada web site. I think the best place to begin your research would be to contact Library and Archives Canada. The Archives are the holders of military Personnel records in Canada. Once on their website you would consult the side-bar menu in the Military section - the link to the Archives site is: http://www.genealogy.gc.ca/10/1009_e.html
The British Archives also have a web site as follows: http://www.nationalarchives.gov.uk/default.htm
Good luck with your research.
Sincerely,

Debra Gravelle
information@vac-acc.gc.ca
Veterans Affairs Canada
www.vac-acc.gc.ca

Imperial War Museum

IMPERIAL WAR MUSEUM
DEPARTMENT OF DOCUMENTS
Our Ref: APR/DOC2
29 December 2005

Dear Ms Pescini
Thank you for your e-mail of earlier today, regarding your great-grandfather's military service in the Boer War.
I am afraid that as this Museum's terms of reference begin with the outbreak of the First World War in 1914, our archive does not contain material on military operations or individuals prior to that date. If you have not already done so, you may therefore wish to contact the Department of Archives, Photographs, Film and Sound at the National Army Museum (Royal Hospital Road, London SW3 4HT, tel: 020 7730 0717, e-mail: apfs@national-army-museum.ac.uk), which holds an extensive collection of Boer War material and will be better placed to offer advice on Victor James Rosenberg.
I hope that you will find this information helpful.
Yours sincerely

Anthony Richards
Archivist

stjlangley.rcav.bc.ca

In reply to your email of December 19. re marriage certificate for Henric Rosenberg and Caroline Corvalan and Birth certificate for Victor James Rosenberg. It would appear that you may need to contact the Diocese of Victoria as Esquimalt is under the Diocese of Victoria, their email address is chancery@rcdvictoria.org. Also for copies of birth certificates and marriage certificates you need to contact British Columbia Vital Statistics Registrar, Birth, Deaths and Marriages, P.O.Box 9657, Stn Porv Govt, Victoria, BC, V8W 9Z9.
We trust this will help you in your search.

S A Military History Society - answer

Dear Ana Maria,
Contact the Archives in England: enquiry@nationalarchives.gov.uk is their e- mail address. You are looking for what is called his "service record"
I was interested to find out recently that until 1947 all Canadian soldiers were considered "British". South Africans have their own records from about
1913 onwards, the Union having come into being in 1910.
happy hunting!
Joan

Joan Marsh (Mrs) (Treasurer)
S A Military History Society
scribe@samilitaryhistory.org
Tel +27 11 648-2087
Fax +27 11 648-2085
P.O.Box 59227,Kengray,2100 South Africa
Military History Society web page http://samilitaryhistory.org

National Army Museum - answer

Dear Ms Pescini
If a service record survives for your great-grandfather it will be at the National Archives at Kew (see www.nationalarchives.gov.uk for further information). It is, however, not easy to track someone down unless you happen to know already in which unit he served: the names on the Queen’s and King’s South Africa Medal Rolls are arranged by unit, not alphabetically I am afraid.
Yours sincerely
Alastair Massie
National Army Museum

Friday, January 06, 2006

las 7 maravillas del mundo

Me ha llegado un mensaje para participar a la eleccion de las nuevas 7 marivalllas del mundo_
www.new7wonders.com
creo que sera una cosa interesante para los chicos, yo prefiero, el machu pichu, el peru_ y etc etc
luego miren el panel de autoridades , esta el arquitecto argentino Pelli,clik en su pagina Web , donde encontraran unas fotos alucinantes!
buen week wend!
ana maria ,encontre un mail en hotmail, (el cual utilizo muy poco) que lo enviastes justo en el momento que yo me inscribia al blog! o es que vos sabias que yo estaba dentro?? es de mandinga?

Sabias Palabras

hoy manè màs o menos unos quince email a muchas organizaciones qun official que tienen docmts sobre la guerra anglo boer... veremos que me responden, tengo que agregar que estos Rosenberg son una familia de fantasmas para el web.....

un transcurso de vida nada banal

Hola ana maria un buen ano para toda tu familia y por supuesto para todo el mundo_
El blogger invencion interesante!
Quiero decirte que muy linda presentacion de tu resumen, que todavia no he llegado a leer,pronto lo hare-
de alguna manera,yo me pregunto,que significara en toda esta historia,
"El mensaje"? _
El transcurso de vida no fue banal, ni en los rosenberg ,ni en los de lellis_yo siempre pense que no podemos quedarnos como simples actores dentro de tal historia, pero?? quien tiene la respuesta??
cristina

Tuesday, January 03, 2006


hameenlinna Posted by Picasa

introducciòn

Introducciòn

"Odio los viajes y los exploradores …": así de radical comienza uno de los viajeros y exploradores más prolíficos del siglo XX, el antropologo belga Claude Levi Strauss, en su autobiográfico Tristes Tropicos, escrito en el ano 1955. El tono de su romance es escéptico pero no cínico y posiblemente característico de quien tal vez haya visto demasiadas cosas y sufrido demasiadas decepciones.

Pero el protagonista, parte de nuestro origen, nace lejos de los tristes trópicos... Seguramente no odiaba los viajes ni los exploradores. Seguramente viò muchisimas cosas y dudo que haya sufrido decepciones.

Sus siete hijos nacieron en la zona de los "Tristes Trópicos"[1], parafraseando el título del libro, en los puertos de los rìos Paraguay y Paranà: Asunción del Paraguay; Posadas, Misiones; Encarnación, del Paraguay; Antequeras, del Chaco; Paraná, de Entre Ríos...

El 27 de enero de 1833, en Hattula Homaki, un pueblito a 11 kilometros de Tavestehus, se casa Henric Rosenqvist[2] con Maria Johansdr. Este delicioso pueblito se llama Homaki. Ellos tienen 7 hijos: Johan Victor, Johan Henric, nacido el 17 junio del 1836, Mauritz, Maria Mathilda, Aurora, Henrica ed Henrika.

Imaginarse que alguno de ellos me diga un dìa: ese soy soy, estas buscando bien, la direccion es justa. Es solo un sueno. Leo los archivos y me da la impresion de verlos uno por uno. Es como quien toca las viejas cosas, pasando una mano suave por sobre ellas y sintiendo tambien el olor y las sensaciones de quien ya viviò esos momentos. Es el no ver confirmadas las ilusiones cuando buscamos que nos lleva a abandonar por cansancio. Pero no me darè por vencida. Soy capalbia como los Rosenberg, podrìa llegar a decir....

Asì me gustaria que empezara nuestra historia. Pero la realidad es que no teniendo datos ciertos, nuestra cronaca podrìa comenzar tambien de otra manera. Y es decir:

El 10 de octubre del ano 1842, en un pueblito llamado Junni Soukkis perteneciente a la sugestiva ciudad de Matsala, distante pocos kilometros de Tavestehus, Bd.Ukol. Johan Henricss: Rosenberg se casò con Bd.dr. Beatha Stina Matts dr.[3] Tienen 3 hijos: Wihelmina, que morirà a tres anios, Henric nacido el 2 de junio del 1844 y Johan Ewald.

Pero no es dicho que sean ellos. Si vamos a la memoria del viejito finlandès de nombre Punkomen que Roberto Rosenberg conociò, no podemos dejar de ir a ver en los archivos de la misma Tavestehus en Hameenlinna. Allì encontramos otro dato que podrìa tambien ser correcto, y nuestra historia, esta vez, podrìa tener otro principio:

El 9 octubre del 1849 nace en Tavestehus, un pueblito de Hameenlinna, un nino de nombre Johan Henric Rosenqvist, hijo de Borg. Henr. Rosenqvist e Lucina Ericsdr[4].

Qualquiera de los tres principios podrìa andar bien. Hay otra cosa importante que tenemos que considerar. Cuanto lo queremos joven nuestro Henric Rosenberg al momento de tener su hijo Victor? Veamos cuantos anos tendrìan los tres de nuestros datos:
Johan Henric, 17 junio 1836 -> 41 anos
Henric, 2 junio 1844 -> 33 anos
Johan Henric, 9 octubre 1849 -> 28 anos

Siguiendo la memoria de nuestros seres queridos, que en las perdidas extenciones de los “Tristes Tropicos” no han podido seguramente inventarse una localidad tan pequena como Tavestehus en Hameenlinna, comenzarè mi historia de esta manera.

Comienzo

El 9 octubre del 1849 nace en Tavestehus, un pueblito de Hameenlinna, un nino de nombre Johan Henric Rosenqvist, hijo de Borg. Henr. Rosenqvist e Lucina Ericsdr.

Fue así que un día de más de la mitad de los años 1800, y siempre la duda queda, desde un puerto llamado Vaasa o Abo, ubicados sobre la costa oeste de la Finlandia, con los rosáceos rayos de luz de una nórdica alba, el barco partíò[5]. Nunca se supo los nombres de los puertos que le siguieron. El viaje fue muy largo y las veces que se pararon a recoger otros pasajeros, fueron muchas.

El puerto de Quebec[6] era el destino preferido para los finlandeses. Y ese viaje cambiaría, no solamente la vida de Henric, sino también el curso de la vida de sus seres queridos. Los que dejaba y los que él no podía aún imaginar que vendrían.

Si realmente es como se cuenta, se dejaba la Finlandia atraversando el mar Blanco y recorriendo las interminables llanuras y estepas de la Suecia. Desde ese momento cambiarà solo la lengua. Y los paisajes quedaràn igualmente interminables. Las noches y los dìas seràn o muy cortos o muy largos. No habrà diferencia.

Pero èl tenìa el mundo en los ojos y esa manana respirò profundo, porque el respiro es un hermoso y determinante momento ya en el viaje
que comenzamos al nacer y que nos lleva a recorrer el camino de la vida.

No tenía idea de que los puertos serían el leit motif de esas vidas y, para algunos de ellos, lo es todavía.

El día del embarco se encontrò con una muchedumbre excitada, con los paquetes pesados y el corazòn màs aun todavia. Embarcò y observò que una especie de marinero civil dirigia los viajeros desconcertados a sus cuartos, que en las naves más viejas son demasiado inadecuados y lejanos. Las cuchetas eran limpias, pero no habìa lugar para todos. Asì es que los pasajeros viajaban apretados. En esa epoca las naves embalaban pasajero como si fueran ganados. La unica alternativa era superar esos momentos haciendo una buena caminata en la cubierta cuando el tempo lo permitìa. Los emigrantes tenìan que ser conducidos abajo, pero algunos de ellos preferìan el peligro de la tormenta al aire pestilential de abajo. La división entre los sexos no existìa, y pasaba que las mujeres jóvenes iban en las cuchetas con los hombres casados. Se viajaba en promiscuidad.

La comida era terrificante y màs terrificante era el modo que venìa distribuida. El equipaje de servicio lo distribuiba a una masa de gente que empujaba y extendìa los brazos para poder agarrar al menos uno de esos paquetes.

Henric tambièn llevaba consigo la taza, el tenedor, el cuchillo y la cuchara, que él tuvo que mantener limpia y en un lugar seguro.

No había algùn sitio para el bagaje a mano a excepciòn de la litera. El sistema era simple pero poco seguro para la valija: durante las horas de descanso, las personas ocupaban la litera y las valijas ocupaban el pasillo. Durante la noche cada rumor parecìa ocupar un espacio en la inmensidad del tempo y asì el traqueteo de las latas y las lozas era grande.

Por la manana no era facil localizar el bolso, la valija o paquete de fortuna. Las toallas y el jabòn, el peine y el cepillo, se encontraban por algun lado pero seguramente lejos de sus duenos. Como lejos del decente eran las comodidades del servicio y del tocador. El aire en el compartimento era siempre poco apreciado y cada pasajero pasaba el tempo ahì adentro como mejor podìa.
El viaje era lento y el tiempo transformaba la esperanza de una vida nueva en el miedo por los agentes de la inmigraciòn, del medico y del desconocido. Esas eran horas largas y pesadas. Ese dìa tanto esperado en que la nave es bienvenida, circundada de parientes y amigos que esperan solo de encontrar quienes dejaron un tempo en otras tierras y pavonearse con los secretos del nuevo mundo.

El corazon de la nave dejò de palpitar, las aguas tomaron un color màs reservado y sobre ella la niebla de la manana. El silencio del temprano amanecer quedò quebrado solamente por el sonido de otras embarcaciones que atravesaban la niebla. La brisa de la mañana, como uno que baila, se movìa suavemente sobre la superficie vidriosa del agua, levantaba la niebla más arriba y más arriba, rasgándola en mil fragmentos, y las cosas lejanas se acercaban y poco a poco se revelaban. La línea del horizonte era perfecta pero asaltada por mil ejes elevados, apareciendo como un desafío al fuerte, y una advertencia al débil, haciendo que todos temblaran de un miedo desconocido. El equipaje està mudos; de una parte la orilla populosa, una ciudad que espera; de otro lado la esperanza de quien llega.

Pedir a alguien que escriba sobre estas aventuras, usando unos pocos papeles y algunos recuerdos, es fácil. Hacerlo, no lo es. Los sentimientos que se transmiten, superando las propias sospechas, solamente nosotros los conocemos.

Fue así que un día, Margarete, bisnieta de Henric, golpeó a la puerta del grupo de familia de sus primas, en Internet, e, inmediatamente, resurgió una serie de recuerdos que hasta ese momento se conservaban bajo las cenizas. Sin darnos cuenta, estábamos hablando entre nosotros y la novela comenzaba a tomar forma a través de nuestras palabras, junto con memorias que transportaban también sonrisas y algunas lágrimas.

Tavastehus, entonces, era delicioso. Un pueblito ubicado en la hermosa Finlandia del sur, lejos de las costas. De estilo medieval, con llanuras que en verano se tiñen de un verde oscuro, al mismo tempo brillante y severo. Cielos que a veces llegan a tocarnos, nubes de colores limpidos y determinados. Algunos lagos, algùn río y tanta pesca...

Seguramente comer tanto pescado hacía muy bien a las ideas de Henric, que de Suomi probablemente no tenìa nada en las venas, porque el apellido tiene origen primitivo en Alemana, o es de origen sajón, y quiere decir "monte de rosas" (Rosen: de rosas; Berg, monte, o montaña).
Quién sabe si antes de irse habrá podido escuchar las armoniosas notas de Sibelius..?
Enrique (Henric) nació en esos lugares. En Hameenlinna; en suomi: Tavastehus. Ciudad cerca de Tampere. El viejito finlandés de apellido Purkonen que contó a uno de los nietos de Henric, Roberto, cuando estaban en la ciudad de Posadas, en Argentina, que había conocido a Henric en Finlandia y que sabía que era pariente, primo en segundo o tercer grado, de un personaje, héroe de Finlandia, Mariscal Baron Karl Gustav E. von Mannerheim (1867-1951), que fue también presidente de la república. Nunca sabremos si fue realmente así. Margarete tiene, sí, la certeza de la voz de su padre, hablando sobre aquel amigo anciano que le comentaba, también, que en Finlandia, los Rosenberg, se dedicaban a criar ganado vacuno y que malvendían a los rusos.
Parece que en esas épocas, uno de los embajadores de la Reina Victoria, llegó ante ella y habló: "Su Majestad, si no se incentiva la colonización de la Columbia Británica, la vamos a perder a manos de los yankees. Es urgente que se haga algo al respecto". Así, se decidió buscar gente interesada en emigrar de los países nórdicos (por su resistencia al frío) y partió, en algún año, este grupo, en el que estaba Henric.

En Canadá encontró trabajo con un ingeniero construyendo puentes.
Cuando nació su hijo Víctor, Henric trabajaba en una pequeña empresa de madera y luego del trabajo pasaba a buscar a un amigo, empleado en la destilería de whisky, se tomaban unas copitas y... se iban a ver las chischis al salón cerrado!! Cosas comunes de esos tiempos.
En cuanto a Carolina Corvalán, mujer de Henric, nadie sabe mucho de ella, mejor dicho, nada. Se
supo que era madre de Víctor sólo cuando en Asunción del Paraguay, en el año 1993, Sybyl, hija mayor de Víctor, fue a pedir una copia de su acta de nacimiento, acompañada de Margarete, su sobrina, que vivía en el Chaco, Argentina, cerca de Paraguay. En ese certificado por primera vez se lee que Carolina era mexicana. Antes de eso, se decía que la madre de Víctor era holandesa, o alemana, en fin. Pero, siendo mejicana, quién sabe si fue registrado su nacimiento en lugar alguno, en aquellos años.

Los nombres serán los que fueron y las palabras serán las que son, porque algunas las sacamos de amarillentas hojas envejecidas por los continuos pasajes de mano, manchas de agua de las mudanzas en botes o canoas; de los diarios, de las cartas, de las mismas fotografías, o, simplemente, de las historias de nietos y bisnietos, que trasformaron en fantásticos los hechos, muchos de los cuales fueron vividos en situaciones de extrema pobreza.
Es hermoso, cada tanto, agregar algunos detalles. Sirven para darnos seguridad sobre algunos puntos de la historia que generan confusión. Yo estoy segura de que algunos de nosotros, en algún momento de la vida, hemos pensado en escribir esta saga. Hablando con el sentimiento y sin perder el respeto a nuestros seres queridos, algunas veces éstos se demostraron protagonistas de historias tragicómicas (más trágicas que cómicas) como, por ejemplo, el vivir dando vueltas por los alrededores que los vieran nacer, sin tener nunca la urgencia de poseer un documento. Actualmente no pasarìa esto. Es saber popular que antes cuando uno no tenia documentos bastaba que se presentara a un registro civil y declarara nombre y apellido, y el documento era suyo! Ahora no serìa posible.

Sin embargo, y creo que era porque era subdito inglès, y se sabe que tambien el màs revolucionario de los ingleses es conservador, Victor conservaba siempre con èl toda su documentacio. La llevava guardada en una bolsita que lo acompañaba siempre, la hoja de servicios de la guerra, una libreta, y sus documentos extranjeros los perdiò, desgraciadamente, estando enfermo en Corrientes (entre 1919 / 20).

Es asì que en estos momentos, mientras tratamos de escribir en pocas pajinas la historia de algunas generaciones, nos encontramos navegando en el cyber espacio buscando gente que nos procure algunos documentos. Los papeles son poco importantes pero nos dan seguridad, y mientras hayan animas generosas que nos ayuden en esta busqueda, continuaremos la busqueda.

No pocas veces ocurrió que, cuando alguien decía la verdad, otro no le creía. De chica también a mí me pasó por la cabeza que eran historias inventadas, pero no llegué a pensar que fueran mentiras. Esta saga, cómo se podría definir? "Novela" o "cuento" o cuento como algo que no es verídico, por tener contradicciones y agregados subjetivos de los relatores, lo que haría de la cosa un cuento-cuento. Quien tuvo la posibilidad de escuchar a Sybyl habrá notado que, en sus relatos, pone siempre una cuota importante de verosimilitud, encanto, humor, dolor y suspenso...

Se cuenta que Víctor James Rosenberg o Vitrof James Rosenberg, como algunas veces se ha escrito, nació en la Columbia Británica, precisamente en un pueblo llamado Esquimalt[7], al lado de Victoria y no muy lejos de Vancouver, el martes 4 de septiembre de 1877 y murió en San Antonio (Misiones - Argentina) el 6 de septiembre de 1930. Tambien en el 1877 morìa Sir James Douglas, fundador de la ciudad de Victoria y padre de la British Columbia. Nunca sabremos si su padre le diò el nombre James era en honor al fundador de la patria que lo recibiò. Esquimalt era, en aquella época, un pobladito muy pequeño. La mayoría de los habitantes vivían del trabajo de la madera y destilerías de whisky. Y volvemos a dar vueltas alrededor de los lugares. En la Municipalidad de Esquimalt nunca encontraron registrado alguien con ese nombre y apellido. Pero, se justifica, en esa época era normal que se naciera todavía en los hogares y que no se inscribieran los hijos en un registro civil. Es por eso que è mandado algunas cartas a todas las parroquias de la British Columbia pidiendo informaciòn sobre algùn bautismo. No se si la religion que profesaban era la catolica, pero espero en alguna respuesta.

Hablaba inglés, sueco, finlandés, alemán, castellano. El portugués le costaba un poco, según su hijo Roberto y, también, dinamarqués. Las cosas que comía, según relatos de Jacinto, Roberto y Sybyl, todo típico de aquellos países nórdicos. Y era apasionado por el mate, propio, éste sí, de los tristes trópicos, y sus hijos, como todos los niños nacidos en familias "materas", eran los encargados de tener siempre la pavita llena de agua caliente y cebar (o servir) el mate. Recuerda Roberto que, muchas veces, cansados ya los chicos de tanto ir y venir sierviendo al padre esos mates, le decían: "Ya se acabó el agua..." Y él les respondía: "Nooo, saben cuánta agua hay en el Paraná?"

“Un chico sale de su casa para hacer un mandado. Cruzando la calle hay una casa. De esa otra casa sale otro chico para hacer un mandado.

Iban los chicos en la misma direccion y se encontraron. El chico que saliò segundo preguntò al chico que saliò primero: adonde vas? A donde me lleven los pies! Fue la respuesta. El segundo chico, intrigado por la respuesta, se consultò con su maestro que le sugiriò que le hiciera otra pregunta: y si los pies se niegan a caminar?

Al dia siguiente los chicos se vuelven a encontrar y el chico hace la misma pregunta: a donde vas? A donde me lleve el viento! Fue esta vez la respuesta. Otra vez intrigado el segundo chico se consultò con su maestro. Este le sugiriò otra pregunta: y si no hay viento?

Al tercer dìa, cuando se volvieron a encontrar, el segundo chico le pregustò: a donde vas? Esta vez el primer chico le respondiò: al mercato a comprar verduras!
Sasias respuestas …..

Yo tambièn irè adonde me lleven los pies y el viento, pero en el recuerdo. No irè sola, invitarè a mi padre Victor y juntos recorreremos el camino andado. No es necesario que lo llame porque percibo su eterna presencia.

Victor, dame una mano y comesemos nuestros itinerarios….”

Empiezan asì los apuntes de la Abuela, y de los cuales poco he cambiado. Me han servido para agregarlos en el cuento, que tanto cuento no es. Lo llamarè anecdotario. Porque està hecho en el tiempo y no todo junto. Se empieza, se sigue, se para, se vulve a la vida de todos los dìas, se vuelve a retomar, se lee lo que se escribiò, se busca de nuevo, se deja y se retoma.
“Que te parece? Comenzaremos de cuando eras un chico.”

Un dìa Victor y su hermano se enfermaron. Su hermano tendrìa unos diez anios en esa epoca. No sabemos cuantos tenia Victor. La madre los curaba con una medicina horribley les aplicaba los clasicos panos de agua fria en la frente. Aun asì Victor tenia pesadillas. Una noche sognò que tenia mucha sed y que queriendo ir a la cocina por un vasito de agua, unos lobos enormes como caballos no lo dejaban pasar. Victor recordarà sempre como eran horribles estos lobos.

Las tareas en la casa era una obligaciòn, tambien para Victor. Muchas veces la mamà lo sentaba en un pequeno banquito junto a una maceta que contenìa un cesto lleno de arbejas y que tenia que abrir. Esta era una tarea que no le gustava pero que tenia que hacer, como tambien acomodar la lena en la lenera.

Cerca de su casa habìa una herreria. A Victor le gustava muchisimo observar como el herrero forjava el hierro. Ver como se ponia rojo era una diverciòn. El herrero le permitìa dar vuelta la manija siempre y cuando lo decìa èl.

Cuando Victor tenìa catorce anos ya sabìa hacer algunos trabajos con el hierro. Aprendìa rapido y era veloz. Màs adelante se perfeccionò.

Al hijo del herrero le gustava mucho la carpenteria. Era muy amigo de Victor y solìan pasar mucho tempo juntos. Un dìa le propuso a Victor de ir a visitar un importante astillero de la zona. No sabremos nunca, o al menos hasta hoy desconecemos, si el astillero se encontraba en la misma ciudad adonde naciò. Podrìa ser, porque la ciudad de Esquimalt es famosa por la construccion de barcos. Pero tambien allì cerca està la ciudad de Victoria, mucho màs importante y en esos tiempos prometta màs oportunidades. En ese momento estaban construyendo un velero y Victor y su amigo observavan el trabajo de los hombres. Comenzaron a visitar el astillero. Les gustaba como dìa a dìa los barcos perfeccionaban su elegancia. Un dìa se les acercò un hombre. La educaciòn era presente en todas las casas en esos tiempos. Los saludò y les preguntò a los jovenes si estaban allì buscan un trabajo. Parece que la pasion del amigo de Victor no era como èl la describìa porque enseguida respondiò que no. En vez Victor no se dejò pasar la oportunidad de aprender. Las ganas nunca le faltaron y la curiosidad fue sempre presente en todas sus empresas. Victor no se encontraba allì por un trabajo pero la posibilidad no se dejò escapar. En ese astillero no buscaban obreros pero el capatàz lo dirijiò al astillero numero tres con una nota para el encargado del personal, ahì buscaban aprendices.La decision disgustò a su padre Henric pero al final aceptò solo a una condiciòn: habrìa tenido que aportar algo de su jornal. Con entusiasmo el dìa siguiente se presentò a las ocho en punto y ese mismo dìa comenzo a trabajar. Por dos anos. Aprendiò todo lo relacionado con la construccion de embarcaciones de maderas. Era bravo y se puede decir que en este caso el alumno superò el maestro ya que en màs de una ocasiòn, el capataz se consultaba con Victor sobre los planos decado por el ingenero. Conocìa muy bien la madera y el officio le gustaba.

Un companero suyo heredò una carpinteria de un familiar que habia fallecido y a Victor se le presentò una gran ocasiòn. El conocìa muy bien el officio. En su casa habia un pequeno banco que utilizaba su padre para hacer algunos trabajos para la casa. Este le propuso de trabajar juntos en la carpinteria.

No fue una buena notizia para el capataz del astillero. Se fastidiò. Pero Victor seguìa su instinto y dunque era un officio que adoraba, no volviò sobre sus pasos. Ya habìa tomado la decisiòn. Pese al ruego del capataz se retirò de la empresa.

El taller de carpinterìa estaba muy bien puesto. Tenìa tambien una herreria. Comenzaron enseguida a trabajar. Habìa una lista larga de trabajos comicionados. Su companero le propuso la sociedad. Pero Victor no aceptò. Le bastaba el sueldo. Los muebles eran de calidad y el ebanista era un japones que realmente era un verdadero artista.

Aunque lo hacìa con pasiòn, despues de un ano y medio tuvo que retirarse para ayudar al padre. Henric habia adquirido màs tierras junto a la que ya tenia. Màs del cinquanta por ciento de la tierra era dedicada a la cultivacion de papas y batatas. Y no me extrana. Cuando visitamos Suecia, me quedè asombrada por la cantidad de campos de papas. Todos tienen campo y todos cultivan papas. El resto de la tierra la dedicaba a la cultivaciòn de las verduras que surtìa a un mercato. No tenìa alternativas Victor. Su padre necesitaba su colaboraciòn. Y por un momento todas sus pasiones las dejò de parte.

Pero lo que mas le gustaba era la construcciòn de embarcaciones y todo el mundo que con esto estava relacionado. Apenas tenìa tempo libre iba al taller de un alemàn. En el taller preparaban los motores para las embarcaciones y ucinas. En varias oportunidades acompanò al alemàn a instalar los motores. Y otra vez no se le escapò la oportunidad de aprender. Hierro, madera y esta vez tocò a los motores. No pasò tempo que el aleman lo mandò en algunas oportunidades a colocar los motores a algunas pequenas embarcaciones.
En el 1899 llego la guerra y el Canada, colonia britanica, como era su deber, participó enviando contingentes hacia el Southafrica..
Víctor se enroló, y orgulloso estaba de esto, en el ejército inglés en Canadá, para la guerra del Transval. Desde el Canada fue trasladado a Londres. Llegó justo para las exequias de la Reina Victoria en el 1901. Haciendo las honras a lo largo del trayecto, la primera fila estaba formada por soldados en traje de parada, las posteriores, donde le tocó formar, estaban con uniforme normal. Durante el trayecto Canadá – Londres, en el barco que conducía esta tropa, los soldados apenas enrolados recibieron el minimo de la instrucción militar.
Desgraciadamente durante una de las batallas una bayoneta lo atraveso y esto comporto que estuviera internado un ano en algun hospital el cual nombre ya averiguaremos.
Victor conto a su hija como se salvó de la muerte derante aquella cruenta batalla en la que triunfo el ejercito ingles, y Sybyl lo conto a su hijo Oscar. Estaba mirando ella la revista Caras y Caretas, y vio su padre que en una foto condecoraban a un soldado australiano (súbdito inglés) (años 1922 o 1923). Le llamó la atención el uniforme que usaba, porque el había lucido uno igual y le confermo la descripcion.

El pertenecía al cuerpo de caballería, con el que había participado en dos encuentros anteriores. Este cuerpo, que venía en formación, recibió la orden de desmontar y dejar los caballos en un lugar oculto, y ellos también debían hacerlo. Esto era así porque el terreno era muy desnivelado, más apto para la lucha de infantería. Fue así que se cumplió esta orden.
Ellos se ocultaron en un matorral (Víctor estaba con un compañero cercano), y el resto del cuerpo se colocó en las cercanías, esperando el paso de la fuerza adversaria, para atacar. Fue de tan mala fortuna la elección del lugar, que puestos ya cuerpo a tierra, Víctor notó que se había acostado inadvertidamente sobre un hormiguero. Beh, era obvio que las hormigas lo atacaron.... El caso es que de acostado no se las podía sacar! -“Me llené de hormigas!”-, le dijo a Sybyl. No hubo más remedio, se tuvo que poner de rodillas y se tuvo que sacar la chaqueta del uniforme, mientras también aflojaba la camisa. Justo en el momento que lograba despejar las hormigas del pantalón, aparecieron los infantes adversarios, iniciándo el combate. Uno de ellos, fue directamente al ataque y lo alcanzo con la bayoneta en el abdomen. La bayoneta le producio una herida en diagonal larga y más o menos profunda. El compañero ataco al infante, pero murio en el encuentro. Con las últimas fuerzas, Víctor mato al adversario, se puso la chaqueta, y allí se quedó hasta que escucho las voces de los suyos. Eran los de la comisión que ayudaban “a bien morir”... Tocandose, sintió que tenía algo de los intestinos afuera, entonces se tapó con la chaqueta para evitar una muerte segura de parte de la comisión. Por suerte estaba lúcido y explicándoles lo sucedido y diciéndoles que estaba bien y que era “solo una herida”, lo cargaron y se lo llevaron al hospital, donde permaneció un año en recuperación. Los superiores quisieron sancionarlo porque se había sacado la chaqueta que algo lo hubiera protegido. Estuvo unos cinco meses con dos tubos de drenaje hasta que la infección paró y se curó. Tambien conto que lo giraban en la cama para expulsarle el aire que pasaba periódicamente a la cavidad intestinal .Posteriormente fue trasladado a un lugar de recuperación para veteranos. Dado de alta debió permanecer por dos meses más en el ejército, allí le dieron de comer y un pequeño sueldo para sustentarse. En ese año en el hospital no la pasó nada bien, pero según relató, una monja enfermera, lo asistió con gran cuidado hasta lograr sanarse.

Terminada la guerra decidio cambiar rumbos y desde Sudáfrica viajar hacia el Chile que fue su primera meta. Llegó en el 1906, estuvo durante el terremoto de Valparaíso y en la fiesta popular por la boda del Rey de España Alfonso XIII con una princesa inglesa, nieta de la Reina Victoria. Estando en Chile trabajó en una imprenta.

De Chile se fue para Buenos Aires, cruzando la cordillera con otras 6 personas a lomo de mula. En Buenos Aires estuvo acompañado por un maestro, el Sr. Valdez, de nacionalidad paraguaya, a quién conoció, porque habitaba en la misma pensión que Víctor. Este maestro estaba como refugiado en Argentina, y por razones políticas, no podía volver a su país. Por las mismas razones el maestro consideraba peligroso quedarse en Buenos Aires, por lo que decidió marcharse. Victor que en ese momento no tenía ningun compromiso con nadie, lo acompaño. El esta vez era Misiones.

Hicieron el camino con los medios que podían, incluso tramos a caballo. Sybyl cree que con mucha probabilidad cruzaron a Entre Ríos con la lancha que prestaba servicios de traslado en Ibicuy. Para descansar se pararon en una pequeña población de Entre Ríos. Amenazaba en ese momento una tormenta que los llevo a buscar refugio en la comisaría del pueblo. Muy gentilmente los atendio un sargento. Curiosa fue la estancia ya que esta comisaria no tenia colocadas las rejas de las celdas, solo había una tapia para evitar las fugas. Victor y Valdez por dos o tres dias se ofrecieron para la colocación. Concluída la obrita siguieron su ruta al norte.
En Chile se quedó por un tiempo y sólo tres de sus hijos contaron que, se cree, en una pelea, mató a un hombre, y huyó para Argentina, cruzando a pie la cordillera de los Andes.
Ya más adelante, cuando su hijo Roberto tenía seis o siete años (Víctor murió cuando éste tenía 11), vivían en Campichuelo, Paraguay, cerca de Encarnación, porque estaba construyendo un barco. Estaban pasando mucha miseria. Fue ahí que Atila, el mayor de los hijos varones, tomó la decisión de escapar, toda la familia, de Víctor, y se mudaron para Posadas, Misiones. Al mes, más o menos, se les apareció Víctor, para reunirse con su familia...

Era un guapazo, según sus hijos, y parecido al actor de la época de oro de Hollywood: Errol Flynn. Y Margarete, que vio el cuadro, coincide con la opinión. Quien conserva ese cuadro enorme con el retrato del padre, es Sybyl. Paradójicamente, Sybyl, la mayor de todos los hermanos, la que, casi con certeza, fue la que más sufrió las vicisitudes de la vida errática que llevó Víctor con su familia, es la única de las hermanas mujeres que nunca se negaba a hablar sobre la figura enigmática de su padre, contando a sus sobrinos, nietos, hechos de la vida familiar que parecían, muchos de ellos, salidos de un libro de aventuras de Emilio Salgari. Sybyl recuerda su papá con una piel no totalmente blanca y con un tinte moreno, de cabello color arratonado, ojos grises con un brillo digamos acerado. Sin canas. Los bigotes y las cejas eran del color del cabello. El dibujo que lo retrae y su hija hizo hacer tomando como base la fotografia de la cedula de identidad, está muy bien logrado y principalmente la expresión. Victor era alto mas o menos 1,78 metro y se mantuvo siempre delgado. Era un hombre muy tranquilo al cual le gustaba cantar cuando trabajaba. Y se encuentran pocos!

Tantas vidas, tantos destinos. Africa del Sur, Chile, Buenos Aires y luego, su llegada a Corumbá, en Brasil, subiendo por los ríos Paraná y Paraguay, seguramente en los finales del 1910 o inicios del 1911. Lo cierto es que su primogénita vino a la luz de este mundo en Asunción del Paraguay, el 30 diciembre de 1911 y se supone, entonces, que Victor se debe haber enamorado perdidamente el verano precedente. Él era un hermoso hombre rubio de 34 años y, logro imaginarme, envuelto en un áurea romántica y fascinante. Ella, la mujer de su vida, quedó prendida por el encanto que traía consigo este forastero, 13 años mayor, que hablaba tantas lenguas y contaba tantas historias.

En esos tiempos, Vicentina, la que sería su mujer, seguramente era una muchacha moderna y libre en aquella ciudad de Corumbá, un tanto pacata, pero, por su condición de ciudad portuaria, algo cosmopolita, miembro de una familia grande en número y muy unida y solidaria.
Antes no se llegaba a los 21 años sin un marido o sin haber formado una familia. Pero esta condición nunca la había molestado. Y cada espera tiene su premio. Seguramente Víctor, apasionado por esta pequeña morena "bugre" -mezcla de portugueses e indios-, sintió que su destino sería vivir siempre con ella y se decidió a no abandonarla nunca más. Se casaron en Corumba y Vicentina eligio el mismo dia de casamiento de su hermana la cual se caso con el mejor amigo ingles de Victor. Sus descendientes todavia viven en Brasil y con mucho placer y alegria, un dia de algunos anos atras, de paso por Buenos Aires, fueron a visitar su sobrina Sybyl.

Es cierto que de dos personajes extraordinarios como Víctor y Vicentina, es así como sus hijos los describen, no se podía esperar comportamientos convencionales para la época. O, a lo mejor, ninguno de nosotros se atrevió nunca a hacer preguntas que pudieran parecer indiscretas. En tiempos de nuestras propias infancias había poca confianza entre padres e hijos. También en una familia como la nuestra, la educación era rigurosa y, por qué no decirlo, existía aquel fenómeno un tanto hipócrita de no contar ciertas verdades, no por culpas de nadie, sino por la cultura de la época. La revolución de todas estas tapaderas apareció recién a posteriori de los 1960, 1970, y tiene, no poco que ver, todo lo heredado del movimiento hippie y fenómenos sociales que sacudieron al mundo por aquellos años y que tuvo su primera exponente, no me cabe duda alguna, en nuestra famosa Sybyl.

Vicentina Ferreira Carvalho (apodada Vidinha) nació el 22 de noviembre de 1890 en Corumbá, en un barrio llamado Vargem das Brotas. Corumbá está en el enorme estado de Mato Grosso do Sul, Brasil. Es una ciudad portuaria que limita con Bolivia. Vargem das Brotas vendría a ser un suburbio residencial de Corumbá y en la época del nacimiento de ella, el Estado era uno solo: Estado de Mato Grosso. Fue en aquel fin del mundo que se conocieron, en esas zonas donde las extensiones parecen no tener límites, casi como las pasiones. Ella sabía coser y, como toda buena brasileña, tejía muy bien crochet, y a quien preguntaba por su profesión, respondía, segura: "costurera".

Vicentina quedó embarazada de Sybyl Gladis. Ella tenía 21 cuando tuvo a Sybyl. Sybyl está registrada, en su certificado de nacimiento, como Rossemberg. Antes de que naciera, Víctor recibió una oferta de trabajo desde Asunción del Paraguay. Y partieron un día, dejando atrás a la familia de Vidinha, y así ella dejaba sus orígenes y partía para lo que casi fue un destierro. En un barquito que él construyó, descendieron por el río Paraguay. Según los relatos de Sybyl, Vidinha recordaba y relataba sobre los aullidos de monos y gruñidos de tigres de la costa, ya que el viaje duró sus buenas jornadas. Y de las tormentas que agitaban las aguas del río con las únicas manos de hombre, las de Víctor, al timón, y el temor de la pobrecita, embarazada, viajando en esas condiciones. Fue así que se establecieron en donde, finalmente, nació Sybyl, el 30 diciembre del 1911, en Puerto Sajonia, suburbio de Asunción, República del Paraguay.

Vicentina murió en Buenos Aires el 3 de julio 1966. Unos años antes, Vidinha, (en castellano, Vidita) pasó unos meses en el Chaco, en casa de su hijo Roberto. Margarete recuerda que solía recluirse en el cuarto de huéspedes, acostada, pues según argumentaba, sufría de jaqueca, aunque Margarete cree que era una manera de disfrazar sus momentos de tristeza, como se le llamaba en aquella época la depresion. Su nieta le llevaba el té a la cama y adoraba escucharla hablar y le pedía que le enseñara algo de portugués. Hubieron algunas desinteligencias con su nuera, también y, el hecho de ella extrañar mucho a sus nietos, principalmente los hijos de Carolina, hizo que la estadía se interrumpiera y Alfredo, el nieto que ella prácticamente crió, la fue a buscar para el regreso a Buenos Aires. La última imagen que tiene Margarete de su querida abuelita brasileña es la del primo Alfredo, alto y delgado, junto a esa mujer pequeñita, vestida de negro, con un chal y una valijita de esas antiguas, subiendo a un taxi para ir a la terminal de ómnibus.

En el año 1993, para una ocasión muy especial, Sybyl hace un viaje terrible, en pleno verano y con más de 40 grados de calor. Esa era la temperatura en el Chaco, de donde se dirigiría hacia Asunción. Sybyl viajó acompañada por su sobrina Margarete, y, a pesar de sus años, con más energías que su acompañante. Su sobrina justifica esta poca soportabilidad al calor y al viaje con los problemas depresivos por los que pasaba por la reciente separación de su marido. Le vamos a creer, pero la intuición me dice que la resistencia de verdad es una de las características principales y columna portante de los hermanos Rosenberg. Martes, 03 de Enero de 2006
Sybyl siempre fue una mujer coqueta. Como los años le habían quitado algunas ondas a los bonitos cabellos de una vez, ese día, en Asunción, se puso una peluca. De sólo verla, Margarete sentía escalofríos y una desazón que la postraba. Claro que con esas temperaturas cercanas a los 50 grados centígrados la paciencia se pierde y nos vuelve intolerantes. Sybyl y sobrina estaban cortas de dinero. Ese día, nada de taxis. Sólo que en Asunción los ómnibus suelen superar los 100 kilómetros por hora, en plena ciudad. Pero allí iba Sybyl, fuertemente tomada de las barras del ómnibus cuando no conseguía asiento. Cuando llegaron al consulado, el pobre cristiano que las atendió, no tuvo más remedio que agilizar patas y brazos porque Sybyl, entre ansias y calores, lo volvió loco con sus picardías. Había algún problema y la espera en la salita del consulado no era de refresco. Se decidieron volver por la tardecita, previo almuerzo con cerveza en la zona del Mercado Petirossi, donde convivían, como en toda feria regional, los vendedores de yerbas, de tortas fritas, de chipa, y de juguetes y otras parafernalias fabricados en Taiwan. La sobrina, desfallecida como perejil marchito, y Sybyl, fresca como una lechuga. A la cita volvió, pero esta vez sin la peluca, comenzaba a sentir calorcito. En definitiva, esta guerrera consiguió el acta para su pasaporte, que la llevaría a Italia, ya octogenaria, sola, donde se dio el lujo de sacarse una foto frente al famoso edificio del Reichstag y ver a sus queridas nietas. Margarete opina que esto lo heredó de su madre, que pasó 40 años desde que abandonó Corumbá antes de poder volver y rever a lo que quedaba de su familia, su querida hermana Mariquinha, por ejemplo. Y cuando subieron al micro que las llevó de regreso a Resistencia (capital del Chaco), Margarete se desplomó en la butaca como un saco de maíz golpeado y durmió como un tronco. Antes de caer en ese sueño profundo, alcanzó a oir todavía la voz de su tía: conversando con otra pasajera!!!!

Atila Rosenberg, el segundo hijo, nació en Asunción del Paraguay el 4 de septiembre del 1913. En ese momento, Vidinha estaría sola o en una situación, con Victor, que no les permitía realizar el registro del nacimiento. Por eso el mismo se hizo en el año 1937. Si no fue así, simplemente, el acta original se perdió y fue rehecha.

Cuando Sybyl ya vivía en la ciudad de Buenos Aires, ciudad a la que se acostrumbró enseguida, Atila fue a visitarla. Dos de los tres hijos de Sybyl ya habían nacido, porque él murió en el año 1938. Y debe haber sido el primero de los hombres de la familia Rosenberg que fue para la gran ciudad, porque según solía decir el marido de Sybyl, Alejandro, poco a poco él los llevó a todos, en el sentido de que los acompañó para que se instalasen. Allí los ayudó a encontrar también algún trabajo. Alejandro, que sabemos que conocía los andares y venires de los Rosenberg, así como los de su familia, sólo que a éstos no los comentaba, de su cuñado Roberto decía: "Ese se salvó porque se quedó en el Chaco". Y Vidinha vivió en el Chaco con su hijo Roberto hasta un tiempo antes de que éste se casara. Cuando Roberto finalmente se decidió a dar ese paso junto con su querida mujer, Vidinha fue también a compartir todo el trajín de Buenos Aires, con el resto de sus hijos, esa ciudad que tiene el destino de ver a tanta gente llegar, o partir.
El tema es que Atila decidió dejar Buenos Aires y volvió a Resistencia, porque había dejado a su novia allí. Qué lo habrá llevado a dejar la familia en Misiones e ir al Chaco? En esa época el Chaco tenía un fuerte desarrollo, por el tema del algodón. A Buenos Aires viajó, seguramente, para ver si en la gran capital encontraba un trabajo acorde a su capacidad. En una carta que Atila manda a su hermano Roberto, cuenta que su intención era volver, pasar por Resistencia para ver a la novia y luego dirigirse a Misiones. La familia de la novia no lo quería. Atila era un hombre que, ciertamente no pasaba sin ser visto. Era naturista, nudista, por ser naturista ortodoxo y considerar de vital importancia para la salud el practicar el nudismo, con discreción, para tomar baños de sol y era, además, un libre pensador. Se cuenta que entre sus intenciones estuvo también, en una época, la de alistarse en las Brigadas Internacionales para ir a la Guerra Civil Española. Esto es sólo un indicio de la diferencia cultural que corría entre los dos enamorados. Hablaban una lengua diferente. Ella no sabía mucho de todas esas cosas y su familia no es que entendiera mucho más de ese mundo extraño de Atila, quien disfrutaba de ir hasta la costa del Paraná, buscar un lugar solitario en algún claro de los bosques ribereños, despojarse de toda ropa, nadar mucho y luego comer su merienda de frutas mientras leía la revista El Naturista.

Pero el objetivo de los enamorados se mostraba claro a los ojos de todos, era importante procurarse un sueldo seguro para poder formalizar.

No por un acaso, la novia de Atila tenía un hermano policía. Nunca se dio importancia a este hecho, ellos estaban enamorados y, como muchas veces sucede, también en este caso creían en el triunfo de su amor; pero la realidad se impuso y fue más fuerte el rechazo familiar hacia Atila y a su condición de desocupado.

Llegó el día de la despedida. Atila volvería a Misiones donde lo esperaban su madre, sus hermanos Roberto y las hermanas menores, que estudiaban para ser enfermeras de la Cruz Roja. De sus labios salió la triste decisión en palabras: dejaba definitivamente Resistencia. En un arranque inesperado y con movimientos rápidos y precisos, del armario de la sala, ella tomó el revolver del hermano y se pegó un tiro. Con la misma arma, lívido, pero seguro, él se mató también y quedaron, al fin, juntos.

Atila murió el 7 de marzo del 1938. Nadie pudo viajar a Resistencia en aquel momento, los dos hombres que quedaban, Roberto y Jacinto, trabajaban duro manteniendo a la familia, ya que Víctor había muerto. El hecho fue registrado en el diario El Territorio, de Resistencia. Por muchos años, Roberto conservó el recorte. Seguramente no está perdido. Probablemente lo tiene dentro de una valija pequeña con cositas muy queridas suyas, de su infancia, de su madre, de Atila, etc. Margarete vio un día su contenido, pero el respeto por esas reliquias de su padre le impidieron buscar, tocar, mover de su lugar tan preciosos objetos. Conserva también una cajita para herramientas fabricada por Atila, muy simple, pero muy bien hecha. Por eso todavía existen algunas cosas de este joven que fue casi un padre para sus hermanos, a los que incentivó para la dedicación al estudio, los guió en el mismo y que tuvo tan trágico fin.

Cuando Roberto decidió ir al Chaco a radicarse, no dejó de ir al cementerio, para buscar la tumba de su hermano. Pero, ya habían pasado los cinco años reglamentarios y nadie había pagado los impuestos para mantener el cuerpo en el lugar donde fue sepultado. Por este motivo, los restos de Atila fueron transferidos a una fosa común.

Jacinto Kitchener James (apellidado Rosenberg también él) nació en Paraná, provincia de Entre Rios, Argentina, el 30 de marzo del 1918. Por qué el apellido de Jacinto es James? Algunas tradiciones quieren que un hijo varón lleve por apellido el nombre del abuelo, pero no fue así en este caso. Al menos, es lo que pensamos. Solamente fue mal anotado en el Registro Civil. Su nombre era Jacinto Kitchener James Rosenberg. Al anotarlo, consideraron que el apellido era James y el Rosenberg era un segundo apellido que, en Argentina, a diferencia de Brasil, por ejemplo, en donde primero se anota el apellido de la madre y luego el del padre, pensaron era irrelevante registrar. El Kitchener fue un homenaje de Víctor a un general del ejército inglés que peleó en Sudáfrica en la guerra contra los boers.

Estas anécdotas que leemos aquí, Jacinto, que siempre tuvo una chispa muy propia para los relatos, las consideraba "retazos de vida", tal vez porque siempre vivió rodeado de mujeres que cosían. Adornaba un poco las historias, digamos que hacía "el bordado" y era el más sociable de los varones, aunque no muy ligado a las cosas prácticas de la vida, como, por ejemplo, pensar en un trabajo estable en donde jubilarse, hecho que su hermano Roberto le recordaba siempre y Margarete cuenta que, siendo ya casi octogenarios los dos, su padre le reiteró su preocupación por el tema.

Antes de nacer Roberto, Vidinha estaría de 8 meses de gravidez, más o menos, vivían en Paraná, pero Víctor ya tenía contrato para ir a Posadas, capital de Misiones, a hacer los trabajos en la usina eléctrica, a la que transformó y modernizó. Se decidió entonces el traslado de la familia, pero no viajaron juntos ya que Víctor debía terminar un trabajo inconcluso. Despachó por tren a su mujer, con Sybil, Atila, Jacinto, que eran los tres mayores, rumbo a Posadas, donde ya le habían reservado una casita-rancho en la famosa Bajada Vieja del Puerto, la zona donde vivían muchos paraguayos, inmigrantes europeos pobres, prostituas, la mayoría paraguayas y los famosos mensúes, los que trabajaban en las jangadas y yerbatales. Vidinha llegó y se instaló. Recibió, días después, una carta de Víctor en la que le comunicaba que se iba a demorar porque sufría recaída de malaria, que ya había padecido, por primera vez, en Africa.

El tema es que su recuperación demoró y llegó el día del nacimiento de Roberto y encontró a estos personajes que ya mencioné sin la presencia del padre. Roberto Rosenberg nació en Posadas, el 21 de mayo del 1920. Pero lo inscribieron recién el 5 de junio de ese año. Roberto, en los primeros documentos, aparecía con N, como es realmente el apellido. Luego, al hacer su libreta de enrolamiento definitiva, lo latinizaron por la regla ortográfica, quedando su apellido: Rosemberg. En fin, cosas de los escribientes…

Atila vendía diarios, hacía changas y la tía Sybyl vendía tortas fritas. Una paraguaya vecina ayudó a Vicentina en el parto. La solidaridad de los pobres vecinos permitió que subsistieran. Había una polaca cerca de la casita de ellos, que tenía gallinas. Sybyl, con apenas 9 años, hacía un ganchito con un alfiler, enganchaba un maíz y llamaba a las gallinas con otro puñadito y así las cazaba. Entre ella y Vidinha, que estaba recién parida en la cama, pelaron la gallina y la tía hizo una sopa con algunas cosas que consiguieron, verduritas, algo así, para la parturienta. Cuando Roberto tenía ya un mes, una tarde, estaban todos sentados en la vereda, bajo la sombra de los paraísos, costumbre típica de la zona, y vieron aproximarse un marinero con una carta. Todos temblaron, pensando que la carta traía una noticia mala, pero no. El hombre venía de parte del Prefecto de Posadas con una carta que Víctor le había enviado, escrita con una caligrafía inglesa perfecta, presentándose como súbdito británico y pidiendo a la Prefectura de Posadas que diera una ayuda a su familia desamparada, pues él, por la enfermedad, estaba demorado. Vicentina fue a la Prefectura a presentarse y agradecer y el Prefecto la felicitó por "la excelente educación del esposo, que la carta traslucía". Y fue así que todos los días iban Sybyl y Atila a la Prefectura a buscar una vianda con comida y una bolsa de galletas; hasta que, al mes, aproximadamente, llegó Víctor. Esas fueron las circunstancias del nacimiento de Roberto, el menor de los hermanos varones.

Y Vidinha, ni bien estuvo en condiciones físicas de andar, superada o no la cuarentena de reposo, volvió a ir, como tantas de sus vecinas de la Bajada Vieja del Puerto, con el atado de ropa sucia, junto a Sybyl, que la ayudaba, a lavar en las aguas del río, mientras Jacinto, casi un bebé aún con sus dos añitos, hacía sus travesuras (él mismo reconocía su concidión de "muy travieso") y el nuevo bebé reposaba bajo alguna sombra. Atila vendía diarios por la mañana y estudiaba por la tarde. No pocas veces llegaba a la casa, ya sea en Posadas o en alguno de los otros puertos, algún gringo, alemán, o sueco, o noruego, con Víctor. Allí permanecían, recibiendo todos esos sedientos andariegos el vaso de agua que la familia, solidaria, nunca negó a esos viajeros que llegaban a tratar de hacer la América con una mano atrás y otra adelante.

Margarete considera, deduciendo esto de lo que escuchó, tanto de su padre como de su tía Sybyl y de su tío Jacinto, que la figura de Atila fue el eje que permitió que esos siete hermanos y la madre se mantuvieran juntos y unidos en los tiempos de vida de Víctor, que poco quedaba junto a su familia, siempre de viaje por trabajos y un deseo que lo obsesionaba: el de la colonización.
Seguramente Atila fue un niño y un joven especial, con un carisma y un amor filial y fraterno notables, lo que permitió que el sentimiento de pertenencia que cualquier familia debe tener, también lo tuviera este grupo desamparado que migraba con tanta facilidad de un lado a otro, de una escuela a otra escuela (Roberto hizo 2 ó tres años de su escolaridad primaria en el Paraguay, y sus hermanos, también). La práctica del inglés era él quien la guiaba, tanto en la escritura como en el habla y así, con todas las asignaturas escolares.

Despertó en ellos el amor por la lectura, la disciplina para el estudio, depués del trabajo, siendo niños, porque vendían diarios para incrementar los ingresos de la familia, que nunca fueron suficientes.

Margarete conserva algunos libros brasileños que Jacinto obtuvo como regalo de un hombre adinerado de Posadas que había comprado la casa que, en un tiempo, fue consulado brasileño. Jacinto ayudaba en la limpieza y en los mandados de la familia. El dueño de tal casa, varias veces lo vio leyendo a escondidas esos libros en portugués (idioma que a Jacinto no le era desconocido, claro) y, ya que a él no le interesaban, se los regaló. Como Roberto fue el último en dejar Posadas, llevó esos libros al Chaco.

Volviendo a la figura de Atila, comenzó por su cuenta el estudio de la taquigrafía, en castellano e inglés y Margarete recuerda que, siendo muy niña, su padre tenía aún guardado un cartón donde estaba dibujado el teclado de una máquina de escribir, sobre el que practicaban dactilografía, siguiendo el método de una academia de Posadas. No tenían dinero para comprar la máquina de escribir, pero se las ingeniaron para practicar sobre el teclado de cartón.
Esto sería de influencia gravitante en la vida de Roberto, quien por no tener zapatos ni saco, sólo usaba alpargatas y tenía una sola camisa, tuvo que ceder su lugar de abanderado al fin de sus estudios primarios a quien lo seguía en orden de mérito. Años después, ya con 17 ó 18 años, su hermana Leopoldina, llegó un día entusiasmada a la casa con el diario de Posadas, en donde, a través de un anuncio, la compañía petrolera Shell ofrecía un puesto de trabajo de cadete, un office-boy. En esa época, Roberto trabajaba a bordo de un barco (que había sido construido por su padre) como grumete, pero se presentó y rindió el examen. Lo aprobó y no sólo eso, el suyo fue el mejor examen, dejando atrás a otros jóvenes, de la mejor sociedad posadeña
Al poco tiempo, Roberto fue ya promovido, tomaba notas en taquigrafía, inglés y castellano, de las cartas que su jefe debía enviar, organizaba los archivos, etc. y allí, el panorama económico también comenzó a clarear un poco.

Volviendo a las épocas en que Roberto trabajaba en el barco (un barco de porte mediano que transportaba madera para leña), cierta vez, se detuvo en un atracadero cerca del llamado Peñón Reina Victoria (qué ironía, no?). Descendieron y Roberto, con 15 años en esa época, comenzó a conversar con un joven porteño, uno de los dueños de la compañía maderera que viajaba también y, mientras caminaban, divisaron la figura de un hombre de barba y pelo renegridos, vestido como un hombre de la ciudad, que caminaba sin rumbo fijo, mirando el paisaje. El jefe de Roberto, al verlo, quedó admirado y preguntó al grumete: "No sabés quién es ese hombre?" Roberto contestó que no. "Es Horacio Quiroga, el escritor famoso. No leyeron algún libro suyo en la escuela? Qué leen en la escuela?" Roberto respondió que el último libro que había leído era "Corazón" de Edmundo de Amicis. Claro, Quiroga era joven y recién estaba en su primera etapa de escritor. No era todavía tan conocido, seguramente, como para que su obra fuese incorporada a los programas de las escuelas de una provincia tan lejana como lo era Misiones.

Claro que estos niños y adolescentes tenían también sus momentos de diversión, no hay ninguno que no se las ingenie para esto, y sobre todo en las horas de la siesta, o los domingos, cuando iban a nadar y jugar al río. Eso sí tuvieron siempre en abundancia, ríos muy cercanos donde nadar y jugar. Bosques donde esconderse y asustar a las niñas con las historias del Yassí Yateré, personaje de leyenda de la zona misionera, un enano sombrerudo, con bastón de oro, que salía de los montes y rondaba las proximidades de las casas para raptar a las niñas que no dormían la siesta. Roberto, cuando fue padre de tres mujeres, también usó al pobre Yassí Yateré para que sus hijas durmieran y lo dejaran a él dormir la siesta.

Sybyl contó a Margarete, en varias oportunidades, las travesuras con un amiguito suyo, hijo de una familia alemana, llamado Wolfgang. Era su amigo del alma. Siempre sacaba, a escondidas, de la alacena de su madre, algunos de esos pastelitos que sólo las alemanas saben hacer, para compartir con su mejor amiga, mientras se daban los gustos de corretear a la siesta, ir de pesca, nadar, fabricar casitas con algunas ramas, en fin, juegos típicos de los niños de aquella época que, con la imaginación, fabricaban mundos, sin tener juguetes, pues ellos mismos los inventaban.
Wolfgang fue mandado a Alemania en la adolescencia, lo que Sybyl sintió mucho y de él, nunca se supo más nada, perdido en la oscuridad de los tiempos del nazismo.

[1] Tristes Tropicos. Sigue el percurso de un joven en la bùsqueda de su identidad. Un viaje de vuelta en el seno de la famiglia; con la idea de la re conciliaciòn con un pasadol, prueba imposible que tiene como resultado un crimen. Literatura antropologa post moderna de Claude Levi Strass, hijo de una familia de intelectuales judíos de Bruselas. Estudiò derecho y filosofía. Cuenta con una vasta cultura clásica y literaria y también con profundos conocimientos en música clásica y contemporánea. Sin embargo, sus "tres amantes", como él las definía, fueron la geología, el marxismo y el psicoanálisis. Fue la antropología lo que permitió tomar contacto con otras culturas diferentes de la occidental y cuestionar la pretendida superioridad de la misma. Su contacto con las culturas de Brasil, así como de otras tribus sud y norteamericanas fue intensísimo. Puede afirmarse que pasó más de 30 años entre culturas diferentes.

[2] Segùn la HisKi Proyect los dos hermanos mayores se encontraban en el puerto de Sodeby en novembre del 1869 y allì el apellido ya aparece Rosenberg. En ese mismo documento, Johan Henric viene transcripto Franz Henric .
Isojoki - Storå - moved (in) regione ovest zona 15 nella mapa

To

From
Departure
Arrival
Village
Farm
Person
Place
Inizio modulo
22.11.1869


p. 184
drg. Frans Henrik Rosenberg
Sideby
20.11.1870


p. 138
Drg. Johan Viktor Rosenberg
Sideby

original - MANKÖN: 1


[3]. Beata es un nombre tipico finlandès, y el nombre Stina muchas veces corresponde a Cristina.

[4] Hämeenlinna - Tavastehus – christened

Born
Christened
Village
Farm
Father
Mother
Child
9.10.1849
31.10.1849


Borg. Henr. Rosenqvist
Lucina Ericsdr 20
Johan Henric

[5] Desde el 1870 hasta el 1880 casi toda la emigraciòn finlandesa pasò a travès de los puertos suecos. Cambiò solo a la fin del 1880 cuando se abrieron los itinerarios directos desde Hanko (Hangö). Hasta ese memento la mayoria de los finlandeses que atravesaba la Suecia lo hacia pasando por la Isla de Aland o desde la provincia de Oulu porque era facil viajar hasta Stockolmo con la nave a vapor. Gothenburg fue el mayor puerto para la emigracion en Suecia. El segundo puerto era Malmo y derante los anos 1874-1939 , 1.100 emigrantes de Finlandia han usado este puerto.

[6] The National Archives of Canada . En las copias de las microfilmaciones de “Passenger Manifests, Lists, and Ships” durante los siguientes periodos, se nota: Quebec City, 1865-1919, Halifax, N.S., 1881-1919, Saint John, N.B., 1900-1918, North Sydney, N.S., 1906-1919, Vancouver, B.C., 1905-1919, Victoria, B.C., 1905-1919 (includes other small Pacific Coast ports), via United States ports, 1905-1921 (includes only the names of passengers proceeding directly to Canada)

[7] Esquimalt , pronounced "Ess-KWY-malt", is an anglicized version of the native Indian word "es-whoy-malth," meaning " the place of gradually shoaling water ."